Terapia EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing)

El EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares) es un enfoque terapéutico que ha revolucionado la psicología en los últimos años por su eficacia a la hora de reprocesar situaciones del pasado que nos afectan en el presente. Esta modalidad nos permite abrir el foco e identificar, en muy poco tiempo, qué problemas o situaciones de nuestro pasado nos está perturbando el presente; aportando información precisa, y reduciendo el malestar que esas situaciones  hayan generado. Con el EMDR los psicólogos conseguimos en muy poco tiempo abordar claves a elaborar que con la terapia tradicional tardábamos mucho tiempo en identificar.

A lo largo de mi trayectoria como psicóloga, me he especializado en la psicoterapia basada en  EMDR, y a día de hoy constituye mi base de trabajo. Hace años trabajaba con otros enfoques y los pacientes que aparentemente estaban bien, volvían al cabo del tiempo porque la ansiedad volvía a aparecer. Con EMDR la persona no hace el esfuerzo de controlar la ansiedad; simplemente la ansiedad desaparece, se reprocesa.

Historia y evolución del EMDR

La técnica EMDR surgió en el año 1987 cuando la Dra. Francine Shapiro, estudiante de posgrado en Psicología, empezó a experimentar y trabajar con la estimulación bilateral de los dos hemisferios cerebrales, a través de los movimientos oculares. Estos movimientos se producen de forma natural durante la fase REM del sueño, que es el momento en el que el cerebro reprocesa la información almacenada.  Gracias a la estimulación bilateral, la información sobre un determinado tema, se reprocesa en  los dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. De esta forma, se elabora a nivel racional y a nivel emocional. Conseguimos que la persona haga una lectura más adaptativa de la situación, reduzca el malestar y la sintomatología asociada a esa vivencia.

La psicoterapia EMDR empezó utilizándose para casos de estrés postraumático, siendo especialmente útil para la transformación de esos recuerdos. Actualmente es un enfoque que se utiliza para trabajar la mayoría de los trastornos, dando unos resultados visiblemente  superiores al resto de enfoques terapéuticos en mi experiencia como psicóloga.