Terapia cognitivo conductual

La terapia cognitivo conductual es un enfoque terapéutico muy eficaz a la hora de explicar y  ayudar a los pacientes a comprender cómo funciona la dinámica de cualquier trastorno. Ya sea ansiedad, depresión, trastornos obsesivos, fobias o adicciones,  este enfoque nos ayuda a comprender por qué las personas en determinadas situaciones se sienten abatidas y sobrepasadas, cómo afecta esto a su forma de pensar y por tanto a su forma de actuar.  Como psicóloga el primer paso es que la persona entienda qué le sucede y esto nos lo da la terapia cognitivo-conductual.

Un problema por el que muchos pacientes acuden a mi gabinete de psicología en Madrid es la ansiedad. La ansiedad se dispara en determinadas situaciones y el psicólogo debe saber cómo trata el individuo de controlarla y evitarla. A partir de ahí, trabajamos en desarrollar los recursos o habilidades necesarios para que la persona pueda afrontar esas situaciones de forma eficaz.


Resultados de esta terapia

La terapia cognitivo-conductual es muy eficaz a corto plazo y  en problemas muy específicos. Durante las sesiones, la persona aprende a identificar, para poder modificar los patrones de pensamientos destructivos que influyen de manera negativa en el comportamiento. La base de la terapia cognitivo conductual es que nuestro comportamiento depende directamente de los sentimientos o pensamientos que tengamos, pero solo se pueden controlar los aspectos que estén a nuestro alcance. Si, por ejemplo, una persona piensa mucho en catástrofes o accidentes aéreos, un individuo no podrá modificar esa conducta por no estar en su entorno, ni en su mano. Sin embargo, si una persona tiene baja la autoestima y tiene pensamientos en los que es mejor evitar prácticas sociales o el contacto con más gente, ese pensamiento se puede evitar para modificar la conducta. Esto sería una parte de la terapia, ya que así estaríamos haciendo el esfuerzo mental de que uno es capaz de relacionarse con otras personas. La otra parte del trabajo terapéutico consiste en ganar seguridad en uno mismo a nivel emocional. En sentirse seguro.

En mi trayectoria como psicóloga en Madrid he utilizado la terapia cognitivo conductual con muy buenos resultados, siendo una técnica de psicología muy útil para tratar actitudes puntuales y claramente localizadas.  Ayudando a superar y modificar de forma eficaz y rápida una amplia gama de conductas inadaptadas y perjudiciales para el individuo.