Hacer terapia: qué es

Hacer terapia consiste en un proceso de aprendizaje donde la persona identifica qué le está ocurriendo, entiende porqué y aprehende formas más eficaces y saludables de manejar la situación.

Las personas acuden a terapia cuando se encuentran con dificultades en su vida que les cuesta resolver por sí mismos. Vienen cuando estas dificultades empiezan a tener consecuencias importantes en su día a día.

Ir al psicólogo consiste en asistir a sesiones de terapia, de 50-60 minutos de duración, una vez a la semana.


Al principio con la información que proporciona la persona, se hace una evaluación inicial. Con ese primer diagnóstico, identificando los síntomas y la dinámica del trastorno podemos ayudar a la persona a que entienda qué le está pasando y porqué. Le explicamos cómo funciona la dinámica del trastorno.

Qué es la dinámica de un trastorno

Se refiere a cómo funciona cualquiera de los trastornos identificados hoy en día.

Por ejemplo, en un trastorno obsesivo la persona trata de dar “con la verdad” o “con la mejor solución”….esto forma parte del problema, porque generalmente es casi imposible llegar a esta conclusión. 

En un trastorno de ansiedad, la persona puede tratar de “controlar que todo salga bien”. Esto suele ser muy complicado y requiere un esfuerzo agotador,  porque seguramente habrá variables que no dependen de la persona.

Esta primera fase sirve para estabilizar y regular los síntomas más llamativos y modificar la dinámica del trastorno. Es esta fase trabajaremos con Terapia Cognitivo-Conductual.

Una segunda fase consiste en identificar la historia de ese trastorno, cómo se ha generado a lo largo de las diferentes vivencias de la persona. Cuáles han sido los factores de riesgo que han hecho que una situación dispare el trastorno. Estos pueden ser muy variados, incluso positivos en principio, como el perfeccionismo, la alta motivación, la exigencia….y otros con peor prensa como la intolerancia a la frustración.

En esta fase trabajaremos con EMDR, cómo se ve y percibe la persona, con el esquema nuclear de la persona.

El objetivo final de la terapia es que toda persona sea la mejor versión de sí mismo, su mejor yo. Que pueda hacer frente a las diferentes situaciones que se presenten en su vida sin bloquearse o hundirse.

Este proceso es personal, en algunos casos es más rápido y en otros lleva más tiempo. Es una labor de equipo entre la persona y el psicólogo, dónde la velocidad del proceso puede ser variable. Hace años hacía Terapia Breve, a día de hoy hago terapia eficaz. Diría que sí podemos obtener cambios conductuales en un tiempo corto, pero producir cambios duraderos y consolidados, requiere un trabajo a medio plazo. En el centro de psicología en Madrid vamos a poner todos los recursos a tu alcance para lograrlo.