El mejor regalo del mundo

Publicado por:

El mejor regalo del mundo

 

regalos de navidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regalar es un arte. Y en navidades regalar es casi una obligación. Ambas realidades son difíciles de compaginar. Pero no tanto. Me explico. El regalo es una forma de comunicación. Un emisor emite un mensaje a un receptor. Que ese proceso de comunicación a través de un regalo sea un éxito depende de algunos factores. Regalar es una buena oportunidad para empatizar con el otro. Tenemos que ponernos en sus zapatos para ver la realidad a través de sus ojos. Si lo hacemos deprisa y corriendo es fácil que el resultado se salde con un fugaz “gracias”. Que el obsequio permanezca en la memoria del receptor durante años no es cuestión de dinero o suerte, es fruto de un acertado proceso de empatía con el otro.

Regalar a los niños no es lo mismo que hacer regalos a los mayores. El código es distinto aunque la realidad en la misma. Tenemos que conocer al pequeño y hacer magia entre el “qué le gustaría”, el “qué le vendría bien” y el “qué le hace ilusión”. Y no es una cuestión de dinero o capacidad económica. A un niño introvertido no es recomendable regalarle unos auriculares para escuchar música, de la misma forma que a un hijo único no le regalaríamos un ajedrez. Todos recordamos algún regalo que en nuestra infancia fue especial y es fácil que ése regalo tuviera más que ver con nuestra forma de ser que con lo que costó. El proceso de empatía con el niño que fuimos por parte de quién nos lo regaló fue perfecto si hoy lo recordamos. Ése es el secreto del éxito de un regalo, éso es lo que convierte el regalo en un arte. No es sólo cuestión de acertar, aunque el buen regalo siempre tiene un porcentaje de apuesta. Acertar con un regalo a un niño es acertar con qué tipo de niño es, o quiere ser. Casi es más fácil explicar qué no debemos hacer a la hora de hacer un regalo a los niños que explicar cómo hacer el regalo perfecto. Pero es importante establecer líneas rojas que no debemos traspasar a la hora de hacer regalos a los niños.

 

regalos-de-navidad-árbol-de-navidad

 

 

 

 

 

 

 

 

1- Hacer demasiados regalos: es repartir la responsabilidad del éxito entre varios objetos y reconocer que no hemos hecho bien el proceso de empatía.
2- Hacer regalos muy valiosos: mucho valor puede significar que hemos resuelto en proceso de empatía a través del dinero y eso no es un buen mensaje para los pequeños.
3- Regalos que sacan al niño de su mundo: es el peor tipo de obsequio, enviamos un mensaje que los niños no saben decodificar.
En resumen, se debe invertir tiempo pensando y asumir una apuesta de conexión con el niño para acertar. Cuando la misma ilusión que pone el niño en quitar el papel que envuelve el regalo se conserva cuando descubre el objeto es que hemos hecho diana. Por último, un consejo. Regala tiempo. Busca ese tiempo, hazte un aclarado en tu agenda para estar con el otro y busca una actividad que le ilusione al otro. Apuesta segura.

 

 

0

Sobre el autor:

Soy Ana Lucas, psicóloga con años de experiencia profesional en Madrid. Estoy especializada en el tratamiento de trastornos de ansiedad, afectivos y de la conducta alimentaria. Mi enfoque terapéutico es el EMDR y la terapia Cognitivo-Conductual. A lo largo de estos años he aprendido que la regulación emocional es la clave para la salud mental. A nivel personal, me implico al máximo para entender, comprender y ayudar a las personas que realizan terapia conmigo. Si necesitas ayuda, contacta conmigo para concertar una cita.

Deja un comentario